«Insomnio ¿Qué te impide dormir?» por Norma Manchego.

El insomnio se define como la incapacidad para conciliar el sueño, mantenerlo o incluso despertarnos antes de que se cumplan los ciclos reparadores necesarios. Se conoce que el período de latencia del sueño debe ser de 20 a 45 minutos. Si para quedarte dormido necesitas más de ese tiempo, posiblemente padezcas de insomnio.
Se sufre de insomnio cuando en un mes, no logras tener sueño reparador al menos 3 noches de cada semana.
La tasa de prevalencia mundial se ubica entre un 30 a 45% en adultos.
Entre sus causas podemos identificar las orgánicas (existe una enfermedad o condición médica identificada, ejemplo: un hipertiroidismo) y las No orgánicas (propias del ciclo sueño-vigilia y las psicológicas)
En todo caso, incluso el insomnio de origen orgánico, en mi experiencia como psiquiatra y las “propias” del ciclo sueño-vigilia (Insomnio primario), vienen acompañados de un conflicto psicológico que debe tratarse también.
El Insomnio muestra claramente la dificultad para desconectar el consciente. El sueño y la noche forman parte del reino del no-consciente, el momento en donde el consciente se detiene. Es decir el cochero, suelta las riendas.
Posiblemente la persona afectada por el insomnio sostiene una relación con respecto a la vida de control, verificación, administración, duda, e inseguridad. Le damos demasiado poder al cochero, a nuestra parte consciente del aparato mental. Ésta falta de confianza en el proceso de la vida nos lleva a cada vez más a tener dificultades para delegar, aceptar y dejar las cosas pasar. Entonces las inquietudes, ansiedad de anticipación, miedos, preocupaciones profesionales, familiares, económicas, encuentran un terreno fértil para agravar el síntoma.

En la noche la mente no deja de pensar, es imposible confiar.
La desaparición del insomnio (a parte de otras medidas de higiene de sueño, alimentación, complementos vitamínicos, incluso farmacológico de apoyo y transitorio) pasa por soltar la presión, aprender a relajarse y conectarse con la vida desde la confianza. Aprender a tomar riesgos (riesgos ponderados obvio🙄) y aceptar que no podemos controlarlo todo.

¿Te gustaría saber más? te invitamos a revisar el perfil de nuestra wellbeing trainer. Además, recuerda que puedes solicitar sesiones personalizadas en el link. 

Haz click aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *